Las dinámicas de un premio: 5 útiles recomendaciones

Las dinámicas de un premio: 5 útiles recomendaciones

No es una cuestión de ego, como muchos podrían afirmar cuando se refieren a la obra de un escritor que aspira a ganar premios. Es lógico que todos deseemos el reconocimiento y, en materia literaria, este asume pocos rostros: la publicación de un libro, una reseña positiva, la remota posibilidad de ser adaptados a otro medio creativo, un premio.

Los premios literarios forman parte de la vida del autor. Quizás no son indispensables, pero sí tengo la certeza de que cimientan un camino que tiene mucho de escabroso y además ayudan, eso es innegable, a que la voz de un autor suene con más fuerza en un contexto, siempre limitado, temporal y geográfico. Al final del día, los premios se resumen a una línea del currículo, en ocasiones a la publicación de un título, a determinado monto económico, y a las luces del proscenio llamado reconocimiento, que brillan leves, pero brillan, durante un breve momento.

Las múltiples convocatorias a un premio literario

Esta es una realidad que, pienso, es bastante común a todos aquellos que vivimos —o intentamos vivir— de la literatura, ya sea como un oficio a tiempo completo o como un oficio al que le dedicamos parte sustancial de nuestros esfuerzos como criatura de creatividad.  

En el mundo de la literatura, por suerte, concursos son los que abundan, y no pocas plataformas y redes sociales se ocupan de hacernos llegar, por diferentes canales y vías, las convocatorias a premios y becas que distinguen a las obras, casi siempre, por su calidad y por lo novedoso de su contenido.

El alcance de recibir un premio literario para un escritor

El alcance de recibir un premio literario para un escritor

Recibir un premio no nos hace mejor escritor. Recibir un premio ni siquiera garantiza que nuestra obra haya sido la mejor entre todas las concursantes, más allá del criterio de un número, siempre impar, de jurados. Recibir un premio no define quiénes somos más allá de la página en blanco y, ni siquiera, dentro de ella. Pero recibir un premio es importante para un escritor, y hoy quiero recomendarte cinco convocatorias que pueden servirte para iniciar la, en ocasiones tortuosa, carrera por alcanzar un reconocimiento literario.

El Premio Calendario de la Asociación Hermanos Saíz

Si eres un autor menor de 35 años y vives en Cuba, y te interesa escribir ensayo, teatro, narrativa, literatura infantil o juvenil, ciencia ficción o fantasía, poesía; puedes entonces enviar al Premio Calendario que convoca la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

En la actualidad, el beneficio económico se limita a los cinco mil pesos (dos mil más que en convocatorias anteriores) pero, más allá del monto, el Calendario ofrece al escritor un adecuado sistema de promoción que incluye, por lo general, la aparición en programas de radio y de televisión, la creación de pequeñas cápsulas literarias con el propósito de que estas sean difundidas por los medios y las redes sociales, fotos promocionales y, lo más importante, la publicación del libro ganador.

Una experiencia positiva por el mundo literario cubano

Para un autor joven, el Calendario es un premio que se debe tener en cuenta y explorar ya que, además, ofrece la posibilidad de que casi todos los géneros creativos sean incluidos dentro de la convocatoria. En mi experiencia, puedo decir que mis tres Premios Calendario (dos en el 2013, uno en el 2020) han marcado, de forma muy positiva, mi transitar por el mundo literario cubano.

El Premio David de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba

Si eres un autor novel, inédito, sin importar tu edad —ya seas biológicamente un jovencísimo autor o un veterano—  puede que encuentres una interesante convocatoria en el Premio David que concede anualmente la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) a aquellos libros que han ido un paso más allá de la promesa.

El Premio David otorga también un monto económico y la publicación del libro en importantes casas editoriales de Cuba, y si bien su campaña de promoción aún hoy deja mucho que desear —por ejemplo, si la comparamos con la que lleva a cabo la AHS—, sí debe reconocérsele que es un buen punto para empezar, un buen punto para iniciar el salto de riesgo que conlleva el hecho de sentirse (y ser) un escritor.

Una oportunidad para disparar tu carrera literaria

Por lo general, es un premio que ganan muchos jóvenes y son estos, quizás por su edad biológica, quienes mejor saben aprovechar el reconocimiento en beneficio de disparar una carrera literaria y alcanzar otros escaños, ya sean lauros, conexiones o posibles alianzas, y futuras publicaciones. Con sus luces y sombras, con sus innegables deficiencias en el área promocional, el David continúa siendo un galardón interesante, un galardón que coloca una lupa sobre la cabeza de un escritor por determinado momento. Aprovechar ese momento, exprimir el fruto del premio para extraer un mejor resultado, siempre queda ya en manos del autor y de su capacidad de adaptabilidad y creatividad.

El Premio SM de Literatura Infantil El Barco de Vapor Caribe

El Premio SM de Literatura Infantil El Barco de Vapor Caribe es también un reconocimiento que no dudo en recomendar, sobre todo porque, desde hace dos ediciones, se ha creado una convocatoria para el contexto geográfico caribeño que ofrece mejores oportunidades para el escritor isleño. El registro al premio ocurre a través de una plataforma online destinada a este propósito, en la cual se sube la obra y la plica que guarda los datos relativos a la identidad del autor.

Más allá de ‘’coser y cantar’’

El premio está dotado de una cantidad de 15 mil dólares americanos, la edición y publicación de la obra. Claro, obtener un galardón semejante no es un asunto de “coser y cantar”, eso se deduce, pero la buena noticia es que los convocantes del premio pueden ejercer un derecho de opción preferente: es decir, si tu obra les interesa, ya sea por su calidad escritural, por sus valores o porque simplemente, detectaron en ti a un valor literario interesante, los convocantes tienen la opción de contactar directamente contigo, en un período de hasta seis meses desde el fallo de la convocatoria, para contratar la obra y publicarte. Claro, ten en cuenta que este es un premio que busca, como bien se expresa en su título, obras de corte infantil y, en específico, la narrativa.

El Premio Casa de Teatro de República Dominicana

El Premio Casa de Teatro de República Dominicana defiende la literatura dramática (es decir, el teatro) y la narrativa, fundamentalmente el cuento. No son pocos los autores cubanos que han ganado este reconocimiento a lo largo de sus años de existencia. Yo misma he tenido la suerte de obtenerlo en dos ocasiones: la primera, con mi obra teatral Obediencia, que discursa sobre las enfermedades mentales, el incesto y la deformación física y, más recientemente, lo obtuve también con mi cuento Marilyn Monroe escribe cartas de amor, un relato largo a medio camino entre un realismo cargado con tintes de ciencia ficción y una distopía moderna que versa sobre la explotación del cuerpo femenino y la disforia generada por lo inalcanzable de los moldes tradicionales de belleza.

Abierto a cualquier tipo de literatura

Como ven, ambas obras son muy diferentes, no solo por el género en que están escritas sino por su tema, por lo que podría decirse que el Premio Casa de Teatro está abierto a cualquier tipo de literatura. Posee además un importante monto económico, conceden tres lugares y un significativo número de menciones, y además dichas obras aparecen luego publicadas en una antología conmemorativa del certamen.

El Premio Unicaja de Relatos

La quinta y última recomendación es el Premio Unicaja de Relatos que convoca la fundación española Unicaja. Con muchísimas convocatorias y gran éxito de participación, este es un certamen deseable, que concede un monto de cuatro mil euros, no restringe la participación según el área geográfica y además permite la participación vía correo electrónico; forma democrática esta de permitir que, en las actuales condiciones de pandemia global, la literatura encuentre una manera más sencilla de continuar concursando. Además, la convocatoria premia al relato breve, un género que es del gusto no solo de los lectores sino también de amplia aceptación entre los escritores.

Ser tú mismo en el vasto océano de referencias literarias

Estas son solo cinco posibilidades, cinco peces en un mar infinito de convocatorias. Y, por supuesto, se basan en una recomendación subjetiva. Mi mayor recomendación es siempre que seas tú, escritor, quien te labres tu propio camino, quien busques las convocatorias que mejor se ajustan al tipo de creador que eres o deseas ser, que encuentres tu propia estrategia para llegar al sitio que ansías dentro del también vasto océano de las referencias literarias.

Un premio literario que se adapte a tu creación

No olvides que existen diversas plataformas (Escritores.org, Tregolam, entre otras muchas) que diaria o semanalmente actualizan sus convocatorias, y que además la redes sociales son también una fuente importante de conocimientos. Ten lista siempre una carpeta de historias, poemas, creaciones que estén dispuestas a concursar. No escribas para concursos; escribe porque es lo que mejor sabes hacer en este mundo, porque te gusta y porque lo necesitas, y luego, solo luego, encuentra una convocatoria que se adapte a tu creación. Y recuerda siempre que un premio no festeja al ego, sino a la obra; no te festeja a ti, sino a tu texto, y sé consecuente con esa corriente de sentido y de pensamiento. La vida de un escritor no se resume a sus premios ganados o perdidos, sino al impacto que deja, con su obra, en el mundo.

Te recomendamos: Biografía de Elaine Vilar; libros de Elaine Vilar “Dime, bruja que destellas” y “Las criaturas del silencio”; artículo Las redes sociales: nadar a gusto en el microcosmos creativo; artículo Las redes sociales son una pecera y no todos los peces son de colores; artículo La promoción no termina en Facebook: recursos para escritores en las redes de la comunidad lectora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.