Una heroína de aventuras para niños

Hace un tiempo, cuando me pedían referencias de mis personajes Los Pelusos para crear los guiones de una serie radial inspirada en ellos, escribí esto sobre Florecita Chang, la chica detective cuyas aventuras para niños D’ McPherson Editorial está publicando en una serie ilustrada. Florecita Chang: Esposa de un policía y ella misma detective a su manera. Es despistada. Karateka. Dormilona. Gusta del té de jazmín. Ama los osos pandas. Se viste en ocasiones a la usanza oriental. Sufre todo tipo de tropelías de sus primos lejanos los Pelusos. Siempre alguien la secuestra pero sale airosa de cada lance.

Mucho y poco se podría decir de ella. Solamente que se inspira en alguien real. Muchas veces, los escritores tomamos de la vida misma aquello que llevamos al papel y si los gemelos Pelusos son una invención, quizás alguna especie de misterioso desdoblamiento de mi personalidad, Florecita Chang existe, vive conmigo desde hace más de 30 años y soporta los peligrosos avatares de compartir su existencia con un inventor de historias.

El debut de un personaje extraordinario

Vio la luz en uno de los pasajes iniciales de la serie, allá por los años 90 del pasado siglo cuando la colega Olga Marta Pérez y yo compartíamos páginas de algunos minilibros. Un buen día, Migue, el primo de los Pelusos, debía encontrar una novia y la musa de Florecita Chang (en la vida real Galia con igual apellido) vino a inspirarme. Ambas son criaturas dulces, algo despistadas, dormilonas, amantes de los pandas, pero de carácter entero, ávidas de justicia. Tienen un
genio vivo aunque saben disimularlo y pueden ser capaces de vencer cualquier contingencia. En El Misterio de los almohadones desaparecidos Florecita Chang hizo su debut. El peculiar minilibro circuló por millares entre los niños
cubanos y entonces el personaje se me fue dibujando en sus contornos y luego haría todo un volumen dedicado a ella: Los Pelusos en el Barrio Chino, del cual se han adaptado al formato de álbum algunos cuentos para  la colección de D’ McPherson Editorial.

 

La motivación de los lectores por el personaje

Pero no contenta con esto, un buen día, Florecita se me fue también para varios libros de Olga Marta Pérez y luego aparecería en una saga (Escuelita de los horrores, protagonizada por otros niños como Kike, Draculito, Monstruosi, Lobato y Franki y un montón de gemelas) y viviría inenarrables aventuras en un hotel de Santo Domingo, mientras su amigos recorren los mares del Caribe buscando a un gemelo perdido.Es curioso como un personaje atípico como ella puede calar en la simpatía de los lectores y, pese a su aparente ingenuidad, encontrar la garra para sobrevivir a todas las situaciones con ingenio, valor y convicción de tener la razón frente al delito, la maldad.La joven pálida, de aspecto indiferente, ojos rasgados, aire sosegado, pelo lacio y negro, revive ahora para los lectores en los excelentes trazos de la joven ilustradora Natalia Urquía Linares.En sus nuevas aventuras, además de los Pelusos, Florecita Chang cautivará a muchos lectores, por su bondad, su sentido de la justicia, su deseo de hacer el bien, su afabilidad, el deseo de convertir cada misterio en una solución y hacer de la aventura (que se vive o que se lee) un eslabón en la cadena de la vida, para saber más, crecer y amar a los semejantes.

Por: Enrique Pérez Díaz

 

 

Le recomendamos leer: biografía de Rebeca Murgalibro La enfermedad del beso y otras dolencias de amor; artículo La enfermedad del beso, un libro de amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.