Consejos prácticos de un editor

Consejos prácticos de un editor

Lourdes de Armas.

El trabajo del editor en Cuba complementa y engalana la obra del escritor. Su labor es imprescindible en el proceso editorial de la isla. Está en correspondencia con los intereses temáticos y las pautas editoriales y se involucra en el proceso de producción del libro. Garantizando que se cumplan las normas de redacción, su propósito en el arte del libro, va más allá de la corrección gramatical y ortográfica, que también son esenciales para lograr la excelencia de una obra literaria.

Entre el escritor, la editorial y el editor, se establece una fructífera conexión que permite la fluidez en el desempeño evolutivo de la obra, la cual transcurre por diferentes etapas antes de llegar a los lectores. 

La industria del libro es un proceso artístico en el que participan muchas personas. Y es de suma importancia contar con un equipo editorial de elevada profesionalidad para preservar el derecho de autor,  la calidad de la obra y la eficacia en la promoción.  

El trabajo encomiable de un editor en una obra literaria 

El trabajo encomiable de un editor en una obra literaria

Los consejos del editor en muchos casos resultan inconmensurables para un escritor; sin embargo, su labor por lo general no es valorada en su justa medida, y su contribución queda a la sombra. El escritor Ambrosio Fornet, (Premio Nacional de Edición 2002) se refirió precisamente a esta condición, que no solo estampa la labor de los editores de la isla sino a la gran mayoría, como un oficio en el que repercute  más el olvido que el reconocimiento: “Solo se hace visible en el fracaso, no son meros correctores de estilo, es un ejercicio de perfeccionamiento del trabajo de los autores.” 

El periodista,  editor y diplomático estadounidense Walter Hines Page, refiriéndose al encomiable trabajo del editor expresó en una ocasión: “El editor es el socio, el ayudante del autor y su más alto sirviente o  consejero ante la gente”. 

La cercanía entre escritores y editores propicia un rico intercambio de experiencias. Aun cuando los consejos de un editor son diferentes a los de un escritor. Aunque muchos tengan esta dualidad, son perspectivas diferentes pero ambos son importantes para la creación de una obra literaria. Comparto brevemente algunas recomendaciones y  consejos del editor.

Recomendaciones para la edición de un texto

Recomendaciones para la edición de un texto

• Emplear la palabra exacta, propia, la adecuada. Es una de las reglas fundamentales del estilo. El conocimiento del vocabulario es imprescindible. Y el uso de diccionarios, entre ellos, el etimológico, son unas de las herramientas primordiales. 

• Se debe evitar

  1. Verbos fáciles: hacer, poner, decir.
  2. Las muletillas: cosa, especie, algo.
  3. Duplicidad de adjetivos (procure que el empleo de adjetivo sea lo más exacto posible)
  4. El abuso de los adverbios, sobre todo los terminados en mente
  5. Las locuciones adverbiales (en efecto, por otra parte, además, en realidad, en definitiva)
  6. La acumulación de preposiciones.
  7. Las conjunciones “parasitarias”: que, pero, aunque, sin embargo. Y otras por el estilo que alarguen o estropeen el ritmo de la frase.
  8. El abuso de pronombres.
  9. El excesivo tecnicismo y aclare el significado de las voces técnicas cuando no sean de uso común.
  10. El empleo de vocablos rebuscados.
  11. El abuso de los incisos y paréntesis. Ajústelos y procure no que sean excesivamente amplios.
  12. Excesos de gerundios.
  13. La adjetivación.
  14. Frases excesivamente largas.
  15. Las repeticiones excesivas y malsonantes, pero tenga en cuenta que a veces, es preferible la repetición al sinónimo rebuscado. Repetir es legítimo cuando se quiere fijar la atención sobre una idea, siempre que no suene mal oído.

• Tenga sumo cuidado con el empleo del posesivo su, es causa de anfibología (doble sentido)

• Coloque los adverbios cerca del verbo a que se refieran. Resultará más clara la exposición. 

La corrección de estilo, la edición de un profesional capacitado mejora y enriquece el texto. Asegura la excelencia y calidad de los contenidos y de la obra en general.

Sin embargo, el consejo de un escritor, nos compenetra en la obra creativa, infundiéndonos confianza y motivación, y por supuesto, nos dota de herramientas esenciales para enfrentarnos al papel en blanco. Escritor y editor, son figuras equivalentes para guiarnos en el ejercicio de la literatura, sin olvidar que la vocación es el misterioso origen que nos conduce y obliga a ejercerla.

Le recomendamos: Biografía de Lourdes de Armaslibro Legítimas mentirasartículo Publicación en formato digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.