Cómo lograr que los niños y jóvenes se interesen por la lectura

Por Yunier Riquenes García.

niños-jóvenes-intereses-lectura
Comienza ahora. Puede ser un libro viejo con las hojas amarillas o gastadas, incluso con frases subrayadas. Puede ser un libro nuevo que nunca se haya leído, envuelto en un naylon, que hayas comprado especialmente para regalar a un amigo, a tu hijo, a un familiar, a tu pareja. Comparte un libro digital, puede que lo envíes por correo electrónico, o lo intercambies por el celular, o simplemente etiquetes a otro en un enlace, o compartas la cubierta en tu red social.
Si deseas, añádele un poquito más de valor; escribe una dedicatoria, recordando cómo te marcó la lectura, o sencillamente marca el momento. Que no quede el gesto con el paso del libro de una mano a la otra. En un libro puedes decirle a esa persona, escribirle, decirle, lo importante que es para ti. Un libro se guarda, muchas veces, para siempre.
Un libro te permite hacer las mejores recetas de cocina, conocer las propiedades curativas de las plantas, salir de los momentos más tristes, conocer a los grandes hombres y mujeres de la humanidad; ayuda a tu hijo a crecer y formar los recuerdos familiares; un libro a tiempo evita guerras, desmemorias, catástrofes.

El valor de un libro y su compañía

valor-libro

Un libro a tiempo te permite construir una comunidad mejor, usar mejor sus recursos. Poner el conocimiento para transformar el lugar donde vives. Comparte el libro en tu comunidad, que permanezca como un recuerdo vivo, una necesidad. 
Puede ser cualquier autor, un clásico o un contemporáneo, pero que te haya dejado un mensaje para la vida. Puede ser una fábula, o un libro de aventuras, puede ser un libro que te haya enseñado a cuidar mejor a tu gato o a tu perro. Puede ser literatura extranjera, de la más lejana de tu país, o puede ser esa literatura de tu país para conocer la geografía, las costumbres, la historia de tu pueblo, provincia y de tu región. Esa que te muestra quiénes son tus ancestros. O puede ser un libro que cuenta la vida de otros planetas, de otros seres. Todo es válido para leer.
Las revistas también, y las tiras cómicas, las novelas gráficas…. Todo eso nos llena la cabeza de seres y personajes inolvidables; nos hace pensar en el libro y lo que vale su compañía.  

Motivaciones para leer en todo momento

motivaciones-para-leer

El escritor español Gonzalo Moure, nos lo dijo. Nunca antes se había leído tanto. Vivimos tiempos donde se lee más que nunca. En páginas impresas y muchas pantallas. Leemos todo el tiempo las pantallas, no nos apartamos de ellas, leyendo una y otra información verdadera o falsa.
Comparte un libro con tu vecino o familiar, en el lugar donde vives; comparte también un libro ahí al lado tuyo, con el vecino o amigo que conoces solo por Internet, con el que compartes mucha información. A ese lo conoces mejor que a tu vecino, el que vive al lado de tu casa y ni siquiera saludas. 
Nos han dado las palabras, decía Pablo Neruda, pero hay que tener un libro a mano para no perderlas y saber el significado de cada una. El libro y la lectura nos harán esclavos, o nos harán libres. Depende de cada uno de nosotros. Nos corresponde escoger y mostrarles ese camino a nuestros niños y jóvenes.

Te recomendamos: Escribir para niños: la verdad de la memoria,Reflexiones sobre literatura infantil (Parte I),Reflexiones sobre literatura infantil (Parte II),Reflexiones sobre literatura infantil (Parte III)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.